El verano está aquí y ahora que los niños han salido de la escuela, muchos padres se preocupan por la pérdida de conocimiento académico que sucede durante el descanso de verano. Para los niños con necesidades especiales, la pérdida de verano es generalmente mayor que para otros alumnos.

Puedes inscribir a tu hijo en programas de AEE (año escolar extendido) y campamentos de verano especializados, pero en la muchos  casos un programa o campamento de verano que sea adecuado para las necesidades de tu hijo y que se ajuste a tu presupuesto puede ser muy difícil de encontrar. Pero no hay por qué preocuparse, hay muchas cosas que puedes hacer para mantener la mente y el cuerpo de tu hijo activos, y prevenir la pérdida del verano.

 

Planifica con anticipación

Haz una lista de las habilidades que quisieras que tu hijo practicara. Incluye habilidades de autoayuda y habilidades para vivir independientemente, interacción social y el trabajar en materias y habilidades académicas, especialmente aquellas con las cuales tiene dificultades. Piensa en distintas actividades divertidas, viajes o vacaciones familiares y cómo puedes incorporar el aprendizaje a ellos.

 

Haz un calendario y un horario

Crea un calendario donde puedes poner todas las actividades especiales de la semana y los viajes, esto le dará a tu hijo algo que esperar, le ayudará a prepararse para los cambios como viajar y le ayudará a aprender sobre los conceptos temporales. Crea una rutina diaria y haz un horario visual y ponlo donde todos puedan verlo. El tener una rutina le ayudará a tus hijos a saber qué esperar y les ayudará a lidiar mejor con las transiciones. Planea tiempo para realizar actividades de aprendizaje y ejercicio. Incluye actividades veraniegas o viajes divertidos.

 

Continúa con las terapias

Muchos niños reciben terapias en la escuela como parte de su Plan Educativo Individual. Mantén a tus hijos trabajando en esas habilidades importantes inscribiéndolos en programas de verano de terapia o en actividades en las cuales trabajarán en habilidades similares. Durante el año escolar, mi hija llega a casa a las 3:30 pm, entonces hay tarea que hacer, y cuando termina no hay tiempo para inscribirla en clases. El verano tiene muchas opciones cuando se trata de clases y la mayoría son adecuadas para un niño con necesidades especiales. El baile o actividades ecuestres especiales pueden tomar el lugar de la terapia física, la pintura, la alfarería, e incluso la cocina mejorarán las habilidades motoras finas de tu hijo; el escribir a un amigo por correspondencia puede ser una manera divertida de trabajar en habilidades de escritura, lectura, y sociales al mismo tiempo que tu hijo aprende acerca de la vida de otro país y los juegos de computadora o aplicaciones educativas en el iPad o en los teléfonos celulares pueden ayudar a tu hijo a trabajar en muchas habilidades de una manera divertida e interesante.

 

Convierte la vida diaria en una experiencia de aprendizaje

Una vez que sepas qué habilidades quieres trabajar, sé creativo y convierte las tareas diarias y los encargos en experiencias de aprendizaje. Involucra a tu hijo en la toma de decisiones y haz que las actividades sean divertidas. Puedes enseñarle los colores mientras te ayuda a separar la ropa para lavarla, puedes enseñarle habilidades de independencia al hacer que él mismo escoja su ropa y se vista por la mañana, mientras que el cocinar puedes trabajar en mediciones, el seguir instrucciones, y la lectura. Mientras trabajas en el jardín puedes enseñarle sobre la naturaleza y planear actividades divertidas para mantenerlo en movimiento. Un viaje al supermercado puede convertirse en una experiencia de aprendizaje al enseñarle de todo, desde colores y los nombres de las frutas y vegetales, hasta habilidades matemáticas.

 

Motiva a tu hijo a explorar y descubrir

El pasar tiempo al aire libre puede proporcionar información sensorial y nuevas experiencias así como infinitas oportunidades para aprender. Utiliza esos elementos que le gustan a tu hijo para motivarlo a aprender más acerca del tema. Involucra a tu hijo en la planeación al darle opciones de actividades, juegos y viajes. Dale opciones que tengan valor educativo, que le enseñen una habilidad, o que lo mantengan activo.

 

 Creative Commons-licensed photo provided by Holga by kt.

Comments

Powered by Facebook Comments