Por Qué Es Tan Importante Enseñarle A Tu Hijo A Hacer Amigos

Tener amigos es una parte importante y necesaria de la niñez. Los huanos necesitan estar con otras personas, compartir sus emociones e interactuar. A los niños que no tienen amigos generalmente les va mal en la escuela, los índices de depresión para los niños que no tienen amigos se dispara y tienen más probabilidades de experimentar otros problemas mentales también.

Las amistades permiten a los niños congeniar con sus iguales y un niño es más propenso a adoptar comportamiento positivo de un amigo. Muchos niños tienen dificultades al hacer amigos, especialmente niños que son diferentes, tímidos o tienen necesidades especiales o alguna discapacidad de aprendizaje.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

He aquí algunas estrategias para enseñar habilidades sociales a los niños:

  • Conoce a tu hijo. Es muy importante que los padres comprendan cómo funciona la personalidad de sus hijos. Esto puede ayudar a los padres a identificar los intereses de su hijo y a encontrar a otros a quienes les gusten cosas similares –los juegos de video, juegos de cartas, películas, música — y ayudarles a compartir y a comunicarse sobre esos intereses en común.
  • Identificar las habilidades que necesitan trabajarse. Las necesidades específicas varían de niño en niño y de situación en situación. Observa a tu hijo en diferentes ambientes y toma nota de lo que tu hijo dice o hace para alejar a otros niños y trata de descifrar cómo se debe modificar ese comportamiento para que los demás niños respondan de manera positiva. Puedes obtener ideas estudiando el comportamiento de niños que tienen éxito en hacer y mantener amistades en situaciones similares.
  • Discute y demuestra habilidades sociales. Habla con tu hijo acerca de las habilidades en las que debe trabajar como romper el hielo, actuar de manera positiva, ser agradable, compartir, aprender a comprometerse sin pelear, etc. No es suficiente decirle a tu hijo que comparta, él tiene que saber lo que significa compartir, cómo se ve y se escucha. Explica por qué es importante cambiar su comportamiento y señala las consecuencias. Utiliza historias sociales y guiones para ayudarle a tu hijo a saber exactamente que hacer en una situación específica.
  • Práctica estructurada. Haz tiempo para practicar y ofrece actividades específicas para realizar con iguales que no tengas necesidades especiales para que puedan servir de ejemplo. Organiza juegos que requieran tomar turnos y actividades que puedan proporcionar la base para la interacción social. Sesiones de práctica que involucren la interpretación de roles puede ser particularmente efectiva. Cuando sea posible, dale a tu hijo la oportunidad de practicar en interacciones de la vida diaria, por ejemplo si tu hijo si tu hijo es constantemente ruidoso y demandante, puedes hacer que pida las cosas de manera amable antes de que le respondas o le des lo que quiere.
  • Proporciona retroalimentación y utiliza el refuerzo positivo. Cuando los niños son premiados por sus acciones son más propensos a repetirlas. Recompensa a tu hijo con elogios, abrazos y sonrisas cuando utilice habilidades sociales nuevas de manera exitosa. También puedes describir las consecuencias positivas de sus acciones. Cuando debas corregir a tu hijo, hazlo de manera positiva y sin castigos.
  • Proporciona oportunidades para imteracción con sus iguales. Puedes hacer que tu hijo se una a un grupo de juego, invitar a primos o niños de la escuela o la iglesia a una cita de juego en tu casa, visitar la biblioteca y el parque o inscribir a tu hijo en actividades, deportes o clubes.
  • Proporciona aliento. Algunos niños necesitarán más aliento. El convencer a un niño de que intente participar en una nueva actividad o con un nuevo grupo de niños pero hacerle saber que no tiene que continuar si no se siente cómodo es importante para crear confianza y seguridad.
  • Ayuda a tu hijo a identificar cuando una relación no está funcionando. A veces la interacción social no es exitosa debido a la naturaleza de la actividad pero hay veces en que las personas simplemente no se llevan bien y es momento de seguir adelante.
  • Enseña a tu hijo sobre el bullying y a reconocer relaciones no-saludables. Algunos niños con necesidades especiales no reconocen cuando se les está molestando o cuando otros niños se aprovechan de ellos.
  • Sé paciente. Enseñarle habilidades sociales a un niño es un trabajo difícil que requiere paciencia. A veces puede ser frustrante y necesitas aprender de tus errores, intentar cosas nuevas y recompensar tus éxitos. En muchos casos tu hijo podría necesitar consejo profesional pero el ayudarle a mejorar sus relaciones con sus iguales y a hacer amigos a la larga le ayudará a ser un adulto sano y adaptado.

 

 

Foto bajo licencia Creative commons proporcionada por snerkish.

Comments

Powered by Facebook Comments