Perro de servicio se refiere a cualquier perro entrenado individualmente para trabajar o realizar tareas en beneficio de un individuo con alguna discapacidad. La mayoría de las personas han escuchado acerca de perros de servicio para los invidentes, pero los perros de servicio pueden ayudar a niños y adultos con diferentes discapacidades distintas o necesidades especiales, incluyendo discapacidades físicas, sensoriales, psiquiátricas, intelectuales, u otras discapacidades mentales.

Los perros y los niños simplemente van juntos y el traer un perro de servicio a la vida de un niño con necesidades especiales realmente puede cambiar la vida. Lo perros no solo pueden asistir a los niños con retos diarios dándoles más independencia, pero también pueden ayudar a los niños a hacer amigos más fácilmente y permitirles a otras personas a ver más allá de la discapacidad del niño.

Hay diferentes tipos de perros de servicio dependiendo de las tareas que se espera que realice para ayudar al niño, y cada perro es entrenado para cumplir con las necesidades específicas del niño a quien se le asigne. A continuación se encuentran algunos de los principales tipos de perros de servicio.

Perros para Asistencia con Movilidad – Pueden ayudar a alcanzar objetos que se encuentran fuera de alcance, jalar sillas de ruedas, abrir y cerrar puertas, encender y apagar interruptores de luz, ladrar como alerta, encontrar a otra persona, o una miríada de otras tareas, ayudando a un niño con discapacidad a ser más independiente.

Perros para los Invidentes - También conocidos como “perros lazarillo” o “perros guía”, sirven como los ojos del dueño. Están entrenados para guiar a personas invidentes por el mundo sin ninguna otra asistencia, librando obstáculos, incluyendo el caminar por banquetas, calles, y escaleras.

Perros para Audición y Señales – Pueden asistir a niños sordos o con discapacidad auditiva, alertándolos sobre una variedad de sonidos, usualmente al venir hacia la persona y después regresar a la fuente del sonido. Pueden señalar el toque de una puerta y timbres, teléfonos, alarmas de humo, y el llanto.

Perros de Respuesta a Ataques/Alertas – Responden cuando el niño tiene un ataque y van por ayuda. Algunos incluso están entrenados para oprimir un botón en una consola que automáticamente marca 911 y después ladra cuando la voz se escucha en el altavoz.

Perros de Servicio Psiquiátrico – Puede asistir a un niño con alguna discapacidad mental (psiquiátrica). Algunos ejemplos de discapacidades mentales incluyen, entre otras: Desorden Depresivo Mayor, Desorden Bipolar, Desorden de Estrés Post-traumático, Desorden de Ansiedad, y Esquizofrenia.  Los perros de servicio psiquiátrico pueden ayudar a los niños alertándolos y/o respondiendo a los cambios de humor, ataques de pánico, ansiedad próxima, etc., y alertando y/o distrayendo al niño de pensamientos o comportamientos repetitivos y obsesivos así como muchas otras tareas directamente relacionadas con la discapacidad específica del niño.

Perros de Servicio al Autismo – Los perros han probado ser benéficos para niños diagnosticados con autismo y sus familias. Un perro de servicio al autismo puede reconfortar y calmar al niño que sufre de autismo. Los perros de servicio para niños con autismo pueden convertirse en un recurso invaluable para cultivar habilidades de vida independiente y mejorar las interacciones sociales. Si el niño se aleja también pueden ayudar a localizarlo, ayudar a detener ciertos comportamientos, asistir al niño a cruzar la calle de manera segura, y muchas otras cosas.

 

Acceso Público

De acuerdo con el American Disabilities Act, cualquier perro que brinde asistencia a una persona con una discapacidad es considerado un perro de servicio–excluyendo a los perros terapéuticos, que proporcionan apoyo terapéutico en ambientes como hospitales y asilos–y tienen derecho de acceder libremente a edificios y medios de transporte público. Esto significa que un perro de servicio puede incluso acompañar a un niño a la escuela.

 

Mientras que muchas personas piensan que los perros de servicio ayudan con tareas diarias, la relación entre un niño y el animal tiene el potencial de llegar más allá que solamente asistencia física. El perro de servicio se convierte en un amigo y acompañante.

Un perro de servicio no es garantía de una mejora para la condición de un niño. Sin embargo, puede ser una solución importante y económicamente eficaz para varias dificultades para el niño con discapacidad.

 

Creative commons-licensed photo provided by London looks.

Comments

Powered by Facebook Comments