Según la experta en educación, Mariela Dabbah, los padres deben tener mucha consideración sobre las palabras y conversaciones que tienen con sus hijos cuando se trata de educación. En un webinar reciente para alumnos Latinos y sus padres, la Srita. Dabbah dijo que los niños que tienen mayores probabilidades de buscar una mayor educación son aquellos cuyos padres han hecho de la educación una prioridad en el hogar y que han expresado sus expectativas de un título universitario a sus hijos, comenzando cuando son muy jóvenes.

Ella dice que todas las pequeñas acciones –tal como preparar comida para niños que deben estudiar tarde por la noche, o atender eventos escolares como conferencias padre/maestro—le comunica a tu hijo la importancia de su educación y les ayuda a adoptarla como propia.

Es una importante lección para alumnos Latinos y sus padres al ver cómo los graduados universitarios ganan, en promedio, de un millón a millón y medio de dólares más que aquellos que no completan la universidad. Para muchos, un título universitario puede significar la diferencia entre riqueza y pobreza para sus familias.

Muchos padres se preocupan por el aumento en los costos de las colegiaturas, dice la Srita. Dabbah, pero hay muchas oportunidades para que los alumnos obtengan ayuda económica hoy en día, que trata de evitar que los padres vean esto como un obstáculo a vencer.

Atendiendo el webinar, estaba Luis Duran, de 21 años de edad, y sus padres. Luis recibió la Beca Nacional de $100,000 RMHC/HACER en 2009, la cual cubre su colegiatura de la universidad. Los padres de Luis, Maria y Luis Sr., son originalmente de El Salvador. Huyeron de su país durante la guerra civil en los 90s, y recibieron asilo político aquí en los Estados Unidos. Sus hijos nacieron aquí, y aunque El Sr. y la Sra. Duran hablan poco Inglés, ambos de sus hijos recibieron becas completas para cubrir el costo de su educación universitaria. Luis acredita a sus padres por su éxito académico, y dice que su involucramiento y expectativas marcaron la diferencia.

La Sra. Duran dice que los niños deben ser programados. Y desde que eran muy jóvenes, ella siempre se refería a ellos como “pequeños abogados” o “futuros doctores” para ayudarles a ver las posibilidades en el futuro e internalizar la importancia de su educación.

Así que la próxima vez que estés hablando con tu hijo, considera tus palabras.

 

Creative commons-licensed photo provided by mpimentel001.

Comments

Powered by Facebook Comments