Es común para los niños con  necesidades especiales o discapacidades de aprendizaje que sufran de falta de motivación, esto muchas veces se debe a los bajos niveles de confianza y autoestima. Yo creo que no hay nada más importante para cualquier niño que enseñarles a amar el aprendizaje y esto es especialmente para niños que muchas veces deben trabajar más duro que los demás niños en su clase.

  • Toma en cuenta la manera en la que aprende tu hijo. Mi hijo no puede sentarse quieto, para el es muy difícil aprender estando sentado en un escritorio. Es un estudiante quinestésico, lo que significa que aprende mejor mientras lleva a cabo una actividad que requiere de movimiento y acción corporal. Hay cuatro tipos básicos de estudiantes: visuales, auditivos, táctiles y quinestésicos. Mientras algunos tipos se empalman, los estudiantes visuales tienden a trabajar mejor con estímulos visuales , mientras que los estudiantes auditivos se relacionan mejor con técnicas de cátedra y material verbal. Los estudiantes enfocados al tacto absorben nueva información más fácilmente mediante el sentido del tacto, como cuando delinean letras hecha con papel de lija. Se trata de ser creativo y encontrar maneras de modificar la lección para que se adecue a las necesidades de tu hijo y su estilo de aprendizaje en vez de forzar a tu hijo a aprender de una manera que sea difícil para él.
  • Asegúrate de reconocer y elogiar todos los esfuerzos y mejoras. Comienza por comprender donde se encuentra tu hijo en términos de conocimiento del tema sobre el que van a trabajar. Esto te permitirá continuar sobre lo que él ya conoce y le dará a tu hijo más oportunidades de experimentar el éxito. Proporciona retro-alimentación inmediata por estar en la tarea, por completar pasos, por hacer un sincero esfuerzo y por toda mejora en toda oportunidad. Trata de no utilizar un sistema de recompensas que involucre premios o puntos por su éxito. No elogies demasiado, siempre se honesto y dale a tu hijo la oportunidad de mejorar y corregir errores mientras mantienen un enfoque positivo sobre uno negativo o uno crítico. Enseñarle que el descifrar cómo resolver problemas es importante para ayudarle a convertir frustración en enfoque.
  • Enfatiza fortalezas. Siempre enfocate en las habilidades de tu hijo, no en sus discapacidades. La mayoría de las veces cuando las personas ven a niños con con alguna discapacidad se enfocan en lo que no pueden hacer, como padres necesitamos enseñarle a nuestro hijo que todos tienen fortalezas y debilidades y debemos incrementar su autoestima concentrándonos en las cosas en las que son buenos.
  • Enfocate en la experiencia de aprendizaje. En ves de enfocarte en los resultados habla con tu hijo acerca de la experiencia de aprendizaje. ¿Qué es lo que disfrutan? ¿Qué enciende su interés? Hazles saber que todos estamos aprendiendo y que no tienes todas las respuestas. Involucra a tu hijo tu hijo en la búsqueda de respuestas, convirtiendo el aprendizaje en una aventura de descubrimiento en vez de una tarea.
  • Aprovecha los intereses de tu hijo. Haz que las actividades y el aprendizaje sean relevantes para tu hijo usando sus intereses. A mi hija le encantan los animales así que cuando está teniendo dificultades con conceptos de matemáticas usamos animales para ilustrarlos. Por ejemplo: si el problema involucra sumar canicas cambio las canicas por cachorros y eso enciende su interés y la mantiene enfocada lo suficiente para que yo pueda explicarle el problema. Esto también hace que el aprendizaje sea mucho más divertido. Comparte el tema preferido de tu hijo con sus maestros y discute as maneras de acomodar su interés especial en su trabajo diario de la escuela y en sus tareas.

 

Creative commons-licensed photo provided by Elizabeth Albert.

Comments

Powered by Facebook Comments