Siempre me ha gustado hornear y aunque no soy la mejor en eso, disfruto mucho el poder degustar un rico postre después de cualquier comida o simplemente un pedazo de torta para la merienda. Ahora que mi hijo tiene sus dos añitos he estado involucrándolo en la cocina, sobre todo porque dicen que los niños son más abiertos a probar diferentes comidas cuando están envueltos en el proceso de preparación.

Por su edad, las actividades en las que puede desempeñarse en la cocina son bien limitadas, sin embargo lo hago participar y que me ayude en muchas de las cosas, teniendo siempre en cuenta su seguridad por supuesto.

Básicamente lo que hago es comprar una mezcla para torta y antes de empezar a mezclar todos los ingredientes, trato de medir todo y dejar las cosas listas para que mi pequeño las vaya agregando; también busco todos los implementos que necesitaré, incluyendo el molde y la batidora de mano para así no tener que moverme de su lado ni por un segundo.

Una vez que ya tengo todo organizado, lo llamo y utilizo una silla para que quede a  la altura de la mesa de la cocina, empezamos todo el proceso y aunque a veces quedan cascaras de huevo dentro de la mezcla, yo lo dejo que sea él quien agregue todos los ingredientes incluyendo los huevos.

Hornear tortas y ponquesitos es una de las actividades que mas disfrutamos mi pequeño y yo, y a pesar de que hay que tomar medidas de seguridad, es algo que mas allá de estresarme me da la oportunidad de pasar tiempo con él, enseñarle como se llaman las cosas y por supuesto demostrarle que la cocina es un lugar divertido y lleno de posibilidades.

Hasta ahora solo hemos hecho tortas y ponquesitos (cupcakes), pero creo que la próxima vez probaremos hacer galletas para acompañar con leche, sobre todo ahora que llegan los días lluviosos y no puede salir a jugar afuera.


 


http://www.inlinkz.com/script.php?id=135550&nojump=1&key=ILCawwjCD6e6Q>Obtén
el código InLinkz aquí

Comments

Powered by Facebook Comments