Hasta recientemente, el concepto de leer en voz alta en el salón de clases evocaba imágenes de un salón lleno de niños sentados en el centro, sobre el piso, escuchando a su maestro leer un libro ilustrado. Por razones obvias, se pensaba que esta práctica era más benéfica y favorable en un ambiente de escuela primaria. Se percibía que los niños en la escuela intermedia y secundaria eran lectores más independientes y renuentes al concepto de que se les leyera un texto en voz alta.

La investigación de la educación nos ha enseñado que los alumnos de la escuela intermedia a los que se les lee en voz alta demuestran grandes mejoras en las áreas de fluidez, comprensión, y atención. Estas sesiones de lectura en voz alta sirven no solamente para motivar a los alumnos a que se interesen más en la historia y en los personajes, sino que también les proporciona oportunidades de que se les modele el lenguaje. Es muy fácil ver cómo estudiantes de un segundo idioma y niños con modificaciones de aprendizaje podrían beneficiarse de que alguien les lea una historia dentro de los límites de la lección.

Siempre es importante hacer la conexión entre lo que nuestros hijos aprenden en la escuela y el cómo practican estas habilidades y utilizan estas estrategias en casa. Los padres también pueden ayudar a sus hijos a obtener los beneficios de la lectura en voz alta y nunca es demasiado temprano y demasiado tarde para comenzar. Hay muchas maneras en que los padres con hijos en la escuela intermedia pueden alentar la lectura en voz alta en el hogar.

Una manera de hacerlo es por medio de lecturas en pareja. He hecho esto constantemente con mis propios alumnos, en donde hago parejas de estudiantes con dos copias de el mismo libro. Ellos se turnan para leer diferentes secciones del libro el uno para el otro y discuten sobre los elementos de la historia. Los padres pueden hacer esto en casa al hacer lectura en parejas con sus propios hijos.

Platica con tu hijo acerca de un tema que les interese a ambos y escojan un libro para leer juntos. Pueden crear un horario de lectura que incluya qué tanto del libro leerán de forma independiente, qué páginas leerán en voz alta el uno al otro, e incluso formular algunas preguntas para guiarse. Las preguntas para guiarse pueden ser acerca de los personajes, escenarios, trama, cambio, o el movimiento a través del tiempo. La próxima semana, discutiré los elementos de la historia con más detalle.

Otra gran manera de practicar la lectura en voz alta en casa es a través de la investigación de las ilustraciones dentro de textos no-ficticios. La mayoría de las ilustraciones en este género contienen leyendas debajo, las cuales describen lo que sucede en la imagen. Los padres pueden alentar que sus hijos lean estas leyendas en voz alta y discutir sus pensamientos con ellos acerca de las fotos. En muchos casos, esto disparará la curiosidad del niño y ocasionará que quieran leer el texto que acompaña las ilustraciones.

Los padres pueden involucrar a todos los niños en el hogar en la lectura en voz alta al alentar a sus hijos mayores a que lean en voz alta a sus hijos menores. Esta actividad puede incluir hermanos, amigos de la familia, y miembros de la familia extendida. Esto ayuda a fomentar una comunidad de lectores y escritores y hace maravillas para dar a los lectores con dificultades más confianza debido a que saben que hay una red completa de seres queridos que los apoyan cuando tienen dificultades.

Es importante que los padres y sus hijos hagan un compromiso de leer en voz alta diariamente. El leer en voz alta diariamente hará maravillas, mejorando la capacidad de leer y escribir de un niño. Aunque el objetivo final es que los niños mejoren de manera académica, recuerda que el factor más importante es que se diviertan y que disfruten el texto. La única manera de realmente fomentar el amor por la literatura es permitir que los niños desarrollen una relación con el texto y sus personajes.

 

 

Creative commons-licensed photo provided by ckaroli.

Comments

Powered by Facebook Comments