Mi hija de 7 años ha estado recibiendo Terapia Ocupacional desde que fue diagnosticada a la edad de 3 y desde el primer día los terapeutas y los maestros han intentado mejorar sus habilidades motoras finas. Después de casi 4 años e innumerables horas invertidas trabajando en su escritura con terapeutas en la escuela y después de la escuela conmigo ella todavía tiene tantas dificultades que después de escribir su nombre está exhausta y aún cuando ha habido mucha mejora, en su mayoría su escritura sigue siendo ilegible. El año pasado mientras asistía a una conferencia tuve la oportunidad de conocer a una mujer maravillosa, la madre de un joven con CP así como varios adultos que enfrentan retos de habilidades motoras como mi hija. Ellos me dijeron cómo habían atravesado situaciones similares y cómo hoy ninguno de ellos utiliza un bolígrafo o lápiz para escribir, sino que utilizan una computadora como todos los demás. Me contaron lo frustrados que se sintieron cuando se esperaba que hicieran algo que físicamente no pudieran hacer y me hicieron darme cuenta no solamente de lo absurdo de mi búsqueda pero de el hecho de que me faltaba lo que era más importante: darle a mi hija las herramientas para que pudiera escribir. Aprendí una valiosa y dura lección, la discapacidad de mi hija es natural para ella, la ha tenido toda su vida, no necesita que la arreglen.

¿QUÉ ES LA TECNOLOGÍA AUXILIAR?

La tecnología auxiliar debería ser el primer recurso y no el último. La tecnología auxiliar es tecnología utilizada para realizar funciones que de otra manera podrían ser difíciles o imposibles, y puede incluir desde una silla de ruedas hasta software de computadora.

 

LA TECNOLOGÍA AUXILIAR Y LA ESCRITURA

Si un niño puede aprender a escribir es maravilloso. Pero si la escritura de un niño es ilegible, si la escritura a mano es una tarea frustrante entonces es tiempo de seguir adelante a una computadora. Mientras más temprano se familiarice el infante con la tecnología que lo ayudará a escribir, mejor.

El año pasado mi hija tuvo que permanecer en salón separado de EAE (Educación para Alumno Excepcional) porque tenía “necesidades extensivas”, hoy se le incluye en un salón de clases regular gracias a la tecnología. Ella utiliza un teclado especial, una tablet o una computadora para hacer su trabajo en la escuela y en casa junto con software especializado que le permite escribir de manera rápida y legible. Ahora ella puede seguir al corriente con sus lecciones regulares en el salón de clases y con sus iguales.

Han habido tantos avances tecnológicos y los niños y adultos con discapacidades físicas, de desarrollo, o de aprendizaje pueden aprovechar tantos dispositivos, herramientas, programas, etc. para ayudarlos a escribir. Hay una amplia variedad de modelos de computadora, tablets, teclados, accesorios y software incluyendo software de eye-gaze para alumnos que no tienen movimiento de manos/brazos. Los niños con funcionalidad de manos limitada pueden utilizar un teclado con teclas grandes o un mouse especial para operar una computadora, los niños que son invidentes pueden usar software que lee el texto de una pantalla con una voz generada por computadora, los niños con baja visión pueden utilizar software que aumenta el tamaño del contenido de la pantalla, los niños que sufren de sordera pueden utilizar un TTY (telefono de texto), o las personas con impedimentos del habla pueden utilizar un dispositivo que recita lo que escriben mediante un teclado.

Hoy en día, en vez de pasar innumerables horas intentando sostener un lápiz correctamente, mi pequeña niña trabaja con sus terapeutas para mejorar sus habilidades con el teclado y ha pasado de odiar la escritura a amarla, porque ahora tiene las herramientas apropiadas para tener éxito en ello.

 

Creative commons-licensed photo provided by Eunix.

Comments

Powered by Facebook Comments