Como padre de dos hijos con discapacidades me doy cuenta que mis hijos pueden ser más susceptibles al “bullying” que otros niños. Desde que mi hija estaba en kindergarden hemos tomado medidas pro-activas para  establecer estrategias para darle las habilidades que necesitará para comprender, reconocer, prevenir, y enfrentar situaciones de bullying. A lo largo del camino he aprendido mucho y mientras nuestros hijos regresan a la escuela después del verano quisiera compartir con otros padres alguna de la valiosa información y estrategias para prevenir y detener el bullying.

Los niños con discapacidades corren mayor riesgo de ser víctimas de bullying. El bullying se ha convertido en un problema serio en la mayoría de la escuelas y las investigaciones confirman que los niños con discapacidades corren mayor riesgo de ser víctimas del bullying. Hay un número de factores como vulnerabilidad física, dificultades de habilidades sociales y ambientes intolerantes que pueden incrementar el riesgo de que un niño se convierta en objetivo del bullying. Es importante conocer estos factores para poder enfrentarlos no solamente dándole a tu hijo las herramientas adecuadas sino también educando a sus iguales, a sus maestros, y a su escuela.

Es importante familiarizarse con estas leyes y comprender como pueden proteger a tu hijo y asegurarte de que el personal de la escuela, especialmente los maestros de tu hijo, también estén conscientes de estas leyes. Si el bullying está basado en la discapacidad de un niño puede violar los derechos federales del niño. La ley Federal prohíbe la discriminación, incluyendo el acoso en programas y actividades educativos con base en raza, color, nacionalidad, sexo, género, o discapacidad. Cada niño que recibe servicios de educación especial tiene derecho, por ley, a la educación libre y apropiada, y el bullying puede ser un obstáculo para recibir dicha educación. El conocer la ley te ayudará a proteger a tu hijo con discapacidad del bullying.

Para algunos niños el bullying puede poner su vida en riesgo. Los niños con necesidades especiales de salud tales como niños con diabetes que requieren la regulación de insulina, alergias alimenticias, o epilepsia también corren mayor riesgo de ser víctimas de bullying. El bullying puede incluir que se burlen de ellos por su condición médica y en algunos casos exponiéndolos a cosas que pueden hacerles daño como alimentos a los que son alérgicos. El educar a los niños y a los maestros sobre las necesidades médicas especiales de un alumno y los peligros asociados con ciertas acciones y exposiciones puede ayudar a mantener seguros a los niños.

Los compañeros pueden ser los mejores aliados de tu hijo. El enseñar a los niños en el salón de clases acerca de las necesidades especiales de tu hijo puede fomentar la aceptación. Discute el porqué tu hijo podría verse o comportarse de manera diferente a los demás niños, enfatizando las maneras en las que tu hijo es parecido a sus compañeros de clase y dale a los niños herramientas concretas y ejemplos específico de como pueden interactuar con tu hijo y también apoyarlo. Cuando otros alumnos se involucran y defienden a los niños que son víctimas de bullying, el bullying se termina.

Puedes utilizar el PEI de tu hijo para prevenir el bullying. Los niños con discapacidades seguido cuentan con Programas Educativos Individualizados (PEIs) o planes de Sección 504 que pueden ser herramientas útiles para implementar soluciones especializadas para prevenir y responder al bullying. Estos planes pueden ayudar a los niños a recibir servicio y a poyo adicionales que puede ser necesario para prevenir y detener el bullying.

Estrategias para prevenir y detener el bullying que pueden incluirse en el PEI (Programa Educativo Individualizado) de tu hijo.

  • Identificar un adulto en la escuela a quien tu hijo puede acudir para recibir ayuda.
  • Decidir como el personal de la escuela reportará y documentará los incidentes de bullying.
  • Hacer que el personal escolar vigile al niño para asegurarse de que está seguro en los pasillos, el patio de recreo, etc.
  • Asegurarse de que el personal de la escuela reafirme al niño que tiene el “derecho de estar seguro” para que el niño no piense que el bullying es culpa suya.
  • Educar al personal de la escuela y a los compañeros sobre la discapacidad y necesidades de salud del niño.
  • Establecer un grupo de apoyo de iguales. Un grupo de compañeros de clase puede recibir entrenamiento sobre cómo prevenir el bullying y hablar por parte de tu hijo.
  • Enseñar al niño a reconocer el bullying y otras situaciones difíciles utilizando diferentes estrategias y herramientas como video, historias sociales y la representación de roles.
  • Enseñar al niño habilidades sociales, habilidades asertivas, y habilidades de solución de problemas.

Si tienes alguna otra estrategia o herramienta que haya funcionado para tu hijo, ¡por favor compártelas con nosotros! ¡Gracias!

Comments

Powered by Facebook Comments