Cómo Abogar por su Hijo que Cursa la Escuela Secundaria

Hijo en Secundaria

                                                                             *Crédito Imagen: www.breathecast.christianpost.com

El verano pasado, tuve la oportunidad de trabajar con la madre de un niño que necesitaba asistir a la escuela de verano debido a que en junio había perdido el examen de Idioma Inglés del Estado de Nueva York. No tenía ni idea de cómo obtener ayuda para su hijo y estaba muy frustrada por las opciones que tenía a su alcance. Una de las cosas que compartí inmediatamente con ella es que los padres son los mejores defensores de sus hijos en el área académica y que existen muchos recursos que ellos pueden aprovechar para fortalecerse a sí mismos y a sus hijos.

Lo primero que le recomendé fue que programara una cita con el Coordinador de Padres de la escuela de su hijo. Actualmente, la mayoría de las escuelas tienen uno en sus instalaciones y su papel consiste en actuar como enlace entre los padres y la administración y el personal de la escuela. Son un magnífico recurso para mantener la comunicación y el diálogo abierto entre los padres y los maestros; además tienen un amplio conocimiento acerca de todos los programas académicos y comunitarios que hay disponibles a nivel escolar para apoyar a las familias.

Reunirse con su coordinador de padres ayudó a esta madre a tomar la dirección correcta con el fin de acceder a los servicios remediales disponibles para ayudar a su hijo durante el verano. Como resultado, el niño pudo asistir a la escuela de verano y ganar el examen la segunda vez que lo tomó. Adicionalmente, él alumno recibirá más servicios de intervención académica a lo largo del año escolar, con el fin de garantizar que podrá pasar el examen estatal la próxima primavera. Nada de esto hubiera sido posible si esta madre no se hubiera capacitado para ayudar a su hijo.

Otro estupendo recurso para que los padres puedan ayudar a sus hijos en las escuelas es la Asociación de Padres. Los miembros de nuestra AP también participan en el Equipo de Apoyo Escolar y están bien informados acerca de todas las facetas académicas y financieras de la escuela.

Debido a que trabajan mano a mano con el personal de la escuela para crear programas y oportunidades que beneficien a toda la comunidad escolar, ellos también ayudan a los padres cuando se reúnen con el personal de la escuela para discutir sus preocupaciones sobre el rendimiento académico o el desarrollo social de sus hijos en las clases.

Es importante tomar en cuenta – especialmente los padres bilingües o los padres que no hablan inglés – que las barreras del lenguaje no deberían ser un impedimento para que los padres ayuden a sus hijos. Las escuelas están obligadas a proveer un servicio de traducción para los padres que no hablan inglés en todas sus comunicaciones y reuniones, incluyendo las Conferencias de Padres y Maestros. Ningún padre debe sentirse intimidado o incapaz de hablar acerca de sus preocupaciones sobre su hijo debido a que no puede hablar inglés.

Como puede ver, hay muchos recursos disponibles para capacitar a los padres para

que ayuden a sus hijos que cursan la escuela secundaria. Es importante que hagan citas para tratar estos problemas a principio del año escolar, para que sus hijos puedan aprovechar al máximo cualquier programa de ayuda disponible para ellos desde principios de septiembre. Cuanto más temprano sean las intervenciones, mejores serán los resultados académicos de estos estudiantes.

Comments

Powered by Facebook Comments